UNA OLEADA DE ROBOS DEL CABLEADO ELÉCTRICO Y ROTURAS DE FAROLA EN EL CAMPELLO OBLIGA AL AYUNTAMIENTO A TOMAR MEDIDAS EXCEPCIONALES UNA OLEADA DE ROBOS DEL CABLEADO ELÉCTRICO Y ROTURAS DE FAROLA EN EL CAMPELLO OBLIGA AL AYUNTAMIENTO A TOMAR MEDIDAS EXCEPCIONALES

UNA OLEADA DE ROBOS DEL CABLEADO ELÉCTRICO Y ROTURAS DE FAROLA EN EL CAMPELLO OBLIGA AL AYUNTAMIENTO A TOMAR MEDIDAS EXCEPCIONALES

Martes 26 de Marzo del 2024
Versión en PDF


Los robos se suelen producir los fines de semana, y el “modus operandi” es siempre idéntico: una o dos personas, ataviadas con vestimenta propia de operarios de compañías eléctricas, acceden a los registros públicos de iluminación, arrancan el cableado de cobre y se lo llevan, dejando a oscuras calles e incluso manzanas enteras de viviendas.

Durante los últimos dos meses, los ladrones han sustraído de esta forma cerca de tres kilómetros de cableado de cobre en diversos puntos de la ciudad (centro, calle Menorca, calle Áncores y Parque Municipal), lo que obliga a las brigadas municipales de Obras y Servicios a actuar para reponer el material robado.

Otros actos vandálicos consisten en romper farolas, dejando igualmente a oscuras las calles afectadas. En los últimos dos meses, el Ayuntamiento ha atendido 300 de estos incidentes, pero quedan todavía más de un centenar por resolver. Se ha comenzado por la zona norte (Venta Lanuza), y los operarios van descendiendo conforme disponen de material de reposición.

Por otro lado, se ha procedido a retirar un centenar de farolas que amenazaban con caer por su mal estado, principalmente provocado por el efecto de los orines de perros en la base, muy corrosivo.

La brigada, con el visto bueno del concejal del área, Rafa Galvañ, ha decidido cambiar la forma de actuar en lo que a arquetas de iluminación pública se refiere, de forma que una vez repuesto el cableado robado, esas tapas se sellan con soldaduras y se rellenan de arena para ponérselo más difícil a los ladrones.

En los presupuestos municipales, aprobados ya con carácter definitivo, figura una partida económica destinada a la sustitución de farolas y luminarias.

En todos los casos, la Policía Local procede a visionar el contenido de las cámaras instaladas por todo el término municipal, al objeto de intentar identificar a los ladrones. El pasado enero, fue pillado “in fraganti” un individuo mientras robaba cableado (imagen de archivo). Entonces se recuperó parte del material, y el ladrón fue puesto a disposición judicial. La colaboración ciudadana, junto con una rápida y eficaz intervención de la Policía Local, frustró la intención del ladrón de conseguir un botín con la venta de ese material público sustraído.

El edil Galvañ señala que “al igual que en febrero conseguimos evitar el robo y detener al ladrón tras la llamada a la policía de una vecina, pedimos la colaboración ciudadana para que alerte de forma inmediata si ve alguna conducta sospechosa”.