EL EMBAJADOR DE ESPAÑA EN MÉXICO FACILITA AL AYUNTAMIENTO DE EL CAMPELLO EL CERTIFICADO DE LA DEFUNCIÓN DE RAFAEL ALTAMIRA EL EMBAJADOR DE ESPAÑA EN MÉXICO FACILITA AL AYUNTAMIENTO DE EL CAMPELLO EL CERTIFICADO DE LA DEFUNCIÓN DE RAFAEL ALTAMIRA

EL EMBAJADOR DE ESPAÑA EN MÉXICO FACILITA AL AYUNTAMIENTO DE EL CAMPELLO EL CERTIFICADO DE LA DEFUNCIÓN DE RAFAEL ALTAMIRA

Lunes 20 de Junio del 2022
Versión en PDF


Las instituciones españolas y mexicanas del más alto nivel comienzan a reaccionar, muy positivamente, al proyecto del alcalde Juanjo Berenguer y la familia de Rafael Altamira de repatriar los restos mortales del prestigioso humanista y jurista internacional desde el cementerio de México DF hasta el camposanto de El Campello, pueblo en el que están enterrados sus padres y al que deseaba retirarse una vez jubilado, como anunció antes de exiliarse al país centroamericano en 1944.

 

La primera institución en dar pasos decididos y firmes ha sido la embajada de España en México, que dirige Juan López-Dóriga Pérez, que ha encomendado al cónsul general, Manuel Hernández Ruigómez, la labor de apoyo logístico a la causa campellera.

 

El cónsul, como primera acción, ha localizado el certificado de la defunción de Rafael Altamira, inscrita en el Registro del Estado Civil del consulado con fecha 3 de abril de 1952, diez meses después de su fallecimiento.

 

Ese documento, redactado a mano, recoge a su vez el acta misma de defunción de Rafael Altamira, que se produjo exactamente a las 15:00 horas del 1 de junio de 1951, en domicilio de la capital mexicana.

 

El siguiente paso, encomendado también a Manuel Hernández, consistirá en la localización exacta de la sepultura del literato y su mujer en el pabellón español del cementerio de la capital mexicana, así como facilitar el contacto directo entre las autoridades mexicanas para tramitar la solicitud de repatriación de la pareja.